×

2020 Colegio Madre Admirable de Schoenstatt.

Nuestra historia

Compártelo en tus redes

Misión

“Formar mujeres, a imagen de María, que buscan desplegar con excelencia, su originalidad y sus capacidades femeninas, en todos los ámbitos de la sociedad, aportando a la humanización de la cultura”.

Visión

“Queremos ser una comunidad educativa de excelencia, en todos los ámbitos de nuestra gestión, que a partir de un compromiso apostólico ejemplar, es agente de la humanización de la persona y su entorno”

Por designio de la Providencia de Dios, el Padre José Kentenich tuvo la visión y la osadía de enviar a jóvenes Hermanas de María- alemanas- al extranjero, cuando la comunidad tenía solo 10 años de existencia, para extender la Obra de Schoenstatt. El Obispo de la Diócesis de aquel entonces, Monseñor Alfredo Silva Santiago, conoció la existencia de las la Comunidad de las Hnas. de María de Schoenstatt por intermedio del P. Adolfo Baldauf, sacerdote Pallottino (alemán) que ejercía su apostolado en la Parroquia Perpetuo Socorro de Temuco.

El obispo las llamó para trabajar en su diócesis en el año 1936, las ubicó en Pueblo Nuevo, en una casa sencilla de madera, en la calle David Perry. La fe de las Hnas. en la Divina Providencia y el afán de extender la obra y misión de Schoenstatt les permitió superar numerosas dificultades de pobreza, desconocimiento del idioma, inclemencias del tiempo, factores de alimentación, entre otros. En el año 1937 el 1º de abril, se recibió el Decreto de creación de la Escuela “Mater ter Admirabilis” Las Hermanas abrían su Escuela con 100 alumnas distribuidas en dos cursos, 1º y 2º año básico. Este comienzo se realiza en una pequeña casa de madera, contigua a la casa de las Hermanas.

Después de tres años de funcionamiento, la Escuela contaba con una matrícula de 240 alumnas de 1º a 5º años básico.
El Padre José Kentenich, viaja a Chile y a Temuco el año 1947. Durante su segunda visita del año 1948, bendice los fundamentos del nuevo edificio (Calle David Perry o468), al tomar contacto con las alumnas les dice: “Me daría una gran alegría y no me cansaría de pasar toda la vida enseñando a estas niñas, entonces tendría oportunidad de educarlas para la vida. Y sigue agregando: “La Mater ama en forma especial a los niños de Temuco y Ella quiere instalarse aquí porque quiere transformarlos en hombres de paraíso”.

La crónica nos cuenta:
“…en la mañana del 1º de Abril todas las alumnas con sus padres, se dirigieron a la Parroquia del Perpetuo Socorro para asistir a la Santa Misa y pedir a Dios sus gracias y bendiciones para el inicio del primer año escolar de la nueva escuela. La Escuela fue colocada bajo la protección de la “Madre Tres Veces Admirable”.
El 18 de Octubre se celebraba con especial realce ya que se recordaba la fundación del Movimiento de Schönstatt. “Las niñas lucían coronitas de flores naturales sobre sus cabezas y se consagraban a la Madre Tres Veces Admirable”
El 11 de Octubre de 1938, en un esfuerzo gigantesco sólo a nivel de almas heroicas, las Hermanas, confiando en Dios y en la Madre Tres Veces Admirable, dan la primera palada para un nuevo edificio escolar. La crónica nos dice: “para realizar la gran obra de educación en aquel barrio tan necesitado de Pueblo Nuevo se veían obligadas a empezar pronto con una nueva construcción. Como se encontraban sin recurso alguno, el Sr. Obispo, don Alfredo Silva Santiago, las autorizó a pedir limosna en el centro de la ciudad. Un trabajo muy penoso y con poco éxito. Más confianza tenían en la ayuda de Dios y la Santísima Virgen, la “Madre Tres Veces Admirable”, que desde el principio, protegía con amor maternal la nueva escuela. El 18 de Diciembre de 1938 se realizó la primera palada para un nuevo edificio escolar”.

Poco a poco se van delineando los ideales y la orientación fundamental del colegio, guiadas por la pedagogía del fundador, padre José Kentenich. Se va formando una “Familia Mariana” con su sello característico. Se trabaja con lemas de año en que participan todos los estamentos: profesoras, personal administrativo y auxiliar, padres y alumnas. El ideal es la Santísima Virgen María bajo la advocación “Madre Tres Veces Admirable”.

El 15 de Agosto de 1980 se coronó a la Virgen que preside el Hall de la entrada del colegio por David Perry, con participación representativa de padres, apoderados, amigos, bienhechores de la Escuela y Comunidad de Hermanas, como signo de que Ella es y seguirá siendo Madre y Reina de toda la labor apostólica y educativa que se irradie desde esta Casa y de la Escuela. Esta devoción mariana tuvo un momento cumbre al coronar a María como Reina y Educadora tal como fue el deseo del Padre y Fundador, ceremonia que se realizó con todas las alumnas y profesoras el 8 de septiembre de ese mismo año.

Esta imagen preside la nueva entrada del colegio por calle Tucapel 1777.

En el año 2012, al cumplir el colegio 75 años de fundación, se celebra una Santa Misa en la catedral de Temuco donde el Nuncio Apostólico Monseñor Aldo SCAPOLO corona la imagen de la Mater como Reina y Educadora en el mismo espíritu de la coronación realizada en el año 1980. Las celebraciones Marianas son destacadas de modo especial con toda la comunidad escolar, en la que se vive un ambiente de alegría y amor hacia la Santísima Virgen.

Algunos hitos

  • 1990: Pioneros a nivel regional en incorporarse a proyecto Enlaces
  • 1998: Fuimos acreditados con excelencia por la Fundación Chile
  • 2007: En atención a nuestras familias nos ampliamos a nivel preeescolar
  • 2010: Nos hicimos acreedores de recursos tecnológicos por destacados resultados en el SIMCE.
  • 2012: Inauguramos el nuevo edificio preescolar “Oasis de María” incorporando 2 nuevos niveles mixtos: medio Menor y medio mayor, subvencionados por la JUNJI
  • 2015: Iniciamos la educación media con un 1° medio conformado por 19 alumnas.

Las directoras de nuestro colegio han sido:

Hna. M. Marlies,

Hna. M. Luitgar , 

Hna. M. Catalina,

Hna. M. Isabel,

Hna. M. Fernanda

Hna. M. Piedad

Hna. M. Claudia

Hna. M. Fernanda

Srta. M. Cristina Gutiérrez Reyes, primera Directora laica

Sra. Alejandra Flores González, actual Directora